...

...

lunes, 16 de noviembre de 2015

Sorpresa desconcertante.

Miracles, había sido llevada a la base de Plass por uno de sus integrantes, Casey que abandono la búsqueda de un zorro negro que había pasado varias veces por la base y ha sacado algunas cuantas provisiones. Si bien su numero no era tan importante como la falla en la seguridad que dejaba a la vista las reiteradas veces en las que apareció.
Miracles fue alisada por los poco experimentados científicos de la base e la que se encontraba. No opuso resistencia solo por el hecho de haber perdido su arma lanzándola antes, cuando quiso defenderse de Casey y formar un alboroto que pudiera perjudicar su regreso con Dusker y notificar la existencia de esta base. Seria un buen logro para esta centinela, pensaba ella  en su cibernética red neuronal. A la vez buscaba mostrase temerosa, pero no excesivamente. Los procesos no evitaban ser invasivos. Hacia ya mucho que Miracles no veía ese tipo de tecnología.
Mientras tanto Casey iba a su habitación. Por unos segundos la miraron como traidora, pero eso significaría que ya no estaría con vida, reconsideraron algunos. Ella solo estaba de paso. No le gustaba estar mucho tiempo dentro de la base. A veces prefería dormir afuera o cambiar el turno de vigilancia nocturna con alguien que no quisiera tomarlo. Haciendo cosas así, conseguía hacer lo que quería. A veces fuera de las reglas.
Antes de que le entregaran el paquete, hablo un segundo con el encargado del laboratorio respecto a la condición del robot. Al parecer si podrían entregar el paquete, pero para que se activara a tiempo debía dejarlo avanzar solo hacia su lugar de origen. Descubrieron que tenia inserto una alerta de proximidad que usarían como detonante.  Casey solo asintió. No era muy de su estilo engañarla así, pero si formaba parte de una orden directa del jefe no podía hacer mucho por tergiversar esa regla.
Casey ingreso a la sala. E invito a Miracles a volver.
-          Lo siento… me han informado que no puedes quedarte aquí. Pero me han dejado llevarte de vuelta. ¿quieres volver con quienes te enviaron? *Casey extiende su mano para ayudarla a bajarse de la mesa donde la tenían*
-          Pues claro, yo sabia que no me podía quedar aquí mucho tiempo * sonríe* además de seguro mi maestra no ha comido nada desde que me fui y anda arisca. * sostiene la mano y se baja de la mesa*
-          Esta bien. Te llevare a donde te encontré. ¿Crees que podrás llegar desde ahí?
-          Pues claro. Si no te seguiré de vuelta para que me ayudes.
-          De acuerdo vamos
Se fueron de la sala y de ahí hasta el exterior pasando por el mismo camino que habían recorrido. Casey mira fijamente a su alrededor. Su sentido de la orientación no es malo pero debe estar de todas formas alerta ante cualquier eventualidad. En eso se dio cuenta que una sombra en la oscuridad de la noche se movía de árbol en árbol. Advirtió a Miracles que corriera detrás de ella para evitarla y después venir por ella. De seguro era quien originalmente iba a buscar al bosque.
Una vez en el lugar.  Se despidió de Miracles y la dejo casi a su suerte. Rápidamente tomo camino hacia donde habían visto la sombra para ver si podía rastrearla. A lo que Miracles una vez sola, diviso una de las cámaras de los centinelas y se paro en frente de ellas haciendo señas de que la dejaran entrar. Soody que era la que se encontraba en ese momento en el puesto de centinela como le había indicado Dusker, tomo rápidamente los controles y realizo un análisis desde la cámara que utilizaba. Miracles no sabia de esa función de las cámaras así que se sorprendió cuando la cámara la escaneo. Luego se aburrió de estar afuera y fue en dirección a la entrada oculta. . Antes de eso Soody dio a indicación de apartarla. Y se conecto a ella mediante una señal al trasmisor que poseía Miracles. Soody dijo:
-          Has dejado que te manipulen a voluntad. Ya no eres mi invento. Puedes irte con ellos. Ya te atreviste a desobedecer.

Corto el mensaje y puso un cierre perimetral. Miracles, como nunca estaba triste. Se disponía a esperar a que el cierre fuera quitado. Cuando en frente de ella se disponía el zorro negro.